Nómadas Urbanos

Tour a las Tres Fronteras [Leticia (Colombia), Islandia y Santa Rosa (Perú), Benjamin Constant (Brasil)]

Las tres fronteras sobre el amazonas

¿Qué hacer en el Amazonas? Parte 7

Otra de las cosas que es muy interesante de estar en esta parte del país es que geográficamente estamos la punta más sur, en la frontera con Perú y Brasil. Es lógico entonces querer «conocer» un poco más de las culturas de los países vecinos. Hay que ser sinceros, al ser tan cercanos y al estar todos compartiendo la amazonía, no es que se noten abismales diferencias. Sin embargo, temas como el idioma (en el caso de Brasil) y la gastronomía (en el caso del Perú) hacen la diferencia.

El Tour a las Tres Fronteras permite precisamente eso, conocer un poco algunas de las comunidades cercanas de estos países separadas solamente por las aguas del río Amazonas.

La ruta que se realiza en este tour es la siguiente:

  1. Salida desde Leticia (Colombia).
  2. Visita la comunidad de Islandia (Perú), la «Venecia del Amazonas».
  3. Visita a la ciudad de Benjamin Constant (Brasil).
  4. Almuerzo en la Isla de Santa Rosa (Perú), almuerzo típico peruano.
  5. Navegación por el río Gamboa con avistamiento de delfines rosados.
  6. Caminata en selva en la comunidad de Gamboa (Perú).

Salida desde Leticia
Se sale temprano, a eso de las 7:30 am se debe estar abordando la lancha, o en nuestro caso un pequeño y artesanal bote. Comienza el recorrido atravesando el río Amazonas hacía la frontera imaginaria dentro del agua que nos separa del Perú. Hay oportunidad de comer frutas tropicales como banano, chontaduro y uvas caimarona, típicas de la zona, que son bien diferentes a las uvas tradicionales.

Visita a la comunidad de Islandia (Perú), la «Venecia del Amazonas»
La primera parada es en Islandia. La verdad verdad, no es que tenga mucho encanto turístico pero sí tiene de particular la forma en la que está construida sobre plataformas a varios metros de la tierra. En temporada de aguas altas, se inundan estos «canales» por lo cual debe ser más interesante de visitar en esos momentos pues ahí si se debe ver como si fuera una «Venecia amazónica». Aquí simplemente la recorres y si quieres, para el calor, podrás tomar una Inca Kola o una cerveza Cusqueña. Irónicamente, en el momento de mi visita, la única que estaba fría era una cerveza brasilera. Ahí se comienza ver el efecto «tres fronteras» donde te cobran en soles peruanos, pagas con pesos colombianos y te devuelve reales brasileros.

Visita a la ciudad de Benjamin Constant (Brasil)
Tomamos de nuevo la embarcación, comemos piña y más fruticas, y nos dirigimos ahora hacía la parte brasilera, específicamente a la ciudad de Benjamin Constant, ciudad en honor a uno de los libertadores del Brasil en su gesta en contra del imperio Portugués. Aquí lo que visitamos es un mercado local donde se pueden ver todo tipo de peces amazónicos, frescos, listos para la venta. También se observan las coloridas frutas tropicales por todos lados. Seguimos caminando por la ciudad, viendo un poco la cultura brasileña, escuchando a la gente hablar portugués y ver su rutina de vida. Nos dirigimos hacía la catedral, iglesia más grande de la zona amazónica pero no podemos entrar, está cerrada un domingo (irónico, lo sé). No hay mucho de interés turístico en esta ciudad, la verdad sea dicha. Es más la sensación de estar en «otro país» pero no mucho más que eso.

Iglesia de Benjamin Constant

Catedral de Benjamin Constant

Almuerzo en la Isla de Santa Rosa (Perú), almuerzo típico peruano
Continuamos el recorrido y nos dirigimos de nuevo hacia el Perú, esta vez hasta una isla llamada Santa Rosa. Tampoco hay mucho que verle pues realmente lo que hay es pequeñas casetas donde venden comida peruana, obviamente. Al fondo está el restaurante Gamboa que es el más recomendado. Hay diferentes opciones de almuerzo pero lo típico es comer original ceviche peruano (te lo dan sin picante -rocoto- por aquello que a la mayoría de los turistas no les gusta -incluyéndome- pero puedes pedirlo adicional), arroz chaufa (que básicamente es un arroz chino sin raíces), papitas fritas (no muy peruanas que digamos) y croquetas de pirarucú. De tomar, Inca Kola por supuesto. No sé si tenía mucha hambre pero me pareció que estaba bastante bueno y abundante.

 

Santa Rosa (Perú)

Santa Rosa (Perú)

Navegación por el río Gamboa y caminata por la selva
Embarcamos de nuevo y siguiendo en aguas peruanas nos adentramos al río Gamboa donde hacemos una observación de aves, de osos perezosos en las copas de las árboles y llegamos a un punto de inicio para las caminatas. Nos hidratamos, aplicamos más repelente, nos colocamos las botas pantaneras y quedamos listos para recorrer la selva por un par de horas.

Gamboa (Perú)

Gamboa (Perú)

Nos adentramos a la selva donde observamos la flora y la frondosidad de la selva. De entrada vemos a las gigantescas ceibas, guardianas de la madre naturaleza. Vemos a un grupo de micos capuchinos saltando de copa en copa, algunas ranitas y muchos pero muchos mosquitos. El camino es agreste por momentos, hay mucho lodo y barro pero nada que te impida caminarlo. Vamos bordeando el río hasta llegar de nuevo al punto de partida luego de haber interactuado un poco con la selva. Esta caminata es suave y no se adentra tanto en la espesura de la selva. Si quieres una caminata más aventurera, debes hacer otro plan, como por ejemplo la Aventura Tacana.

La ceiba gigante

La ceiba gigante

El viaje termina recorriendo de nuevo las aguas del amazonas hasta llegar de nuevo al puerto de Leticia. Se navega al final de la tarde, por lo cual tendrás, si estás con suerte, la fortuna de ver un atardecer sobre el río amazonas lo cual es algo impresionante.

Atardecer en el río amazonas

Atardecer en el río amazonas

Así finaliza a este día de experiencias culturales y aventuras selváticas en las tres fronteras amazónicas.

Si quieres más aventuras, sigue esta guía de viaje de las 10 cosas para hacer en el Amazonas colombiano.


About author View all posts

Guillo

Apasionado de la tecnología, las redes sociales, el cine y los viajes. Viajar es una de mis principales motivaciones para vivir, siempre estoy pensando en mi próximo destino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *